PENSAMIENTO Y LENGUAJE (II)

DISFASIAS INFANTILES( II)

La disfasia evolutiva puede dividirse en expresiva y receptiva (Cantwell y Baker, 1987). En la disfasia expresiva se dan defectos de habla predominante expresivos o que afectan a la emisión del habla por el niño disfásico, pudiendo variar desde quienes se hacen entender hasta los casos más graves que no logran hacerse entender hablando. Los niños con este tipo de disfasia se caracterizan por tener menos problemas emocionales y de conducta que aquellos que tienen disfasia receptiva; también muestran deseos de comunicarse, como se observa en sus vocalizaciones, gestos y contacto ocular. En la disfasia receptiva el defecto es predominantemente de recepción del habla. No hay pérdida auditiva general en la disfasia receptiva, sino pérdida de la capacidad de diferenciar sonidos del habla y de atribuirles significado. Estos sujetos suelen presentar mayores problemas de conducta y emocionales que los disfásicos expresivos, así como también pueden parecer menos comunicativos.

 

Los niños con disfasia evolutiva son mucho más lentos que los niños normales. Sus procesos fonológicos parecen ser los de niños normales en etapas anteriores del desarrollo. Pueden suceder situaciones como omisiones de sílabas o fonemas, reducciones o simplificaciones de grupos consonánticos.

En relación con el desarrollo de sus capacidades, son relevantes los estudios de Menyk(1978) sobre la capacidad de imitación de frases de los niños disfásicos en comparación con su capacidad de producir espontáneamente frases similares. Los niños normales son capaces de imitar algunas estructuras sintácticas que aún no pueden producir espontáneamente. En cambio, los niños disfásicos mostraban un patrón inverso, ya que eran incapaces de repetir algunos tipos de frases que ellos habían usado en su habla espontánea.

Al no existir correlación entre la capacidad de imitación de frases y de cadenas de palabras sin sentido, se puede concluir que la significación es un factor importante en el procesamiento del lenguaje de los niños disfásicos.

 

Leyre Artaiz

Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: