PENSAMIENTO Y LENGUAJE (II)

TRASTORNOS EN EL LENGUAJE. CLASIFICACIONES.

Escrito por psicologiaylenguaje 26-05-2008 en General. Comentarios (0)

Dependiendo del grado del trastorno en el aprendizaje del lenguaje, podremos clasificarlo dentro de los problemas generales o de los trastornos específicos.

 

-Problemas Generales de Aprendizaje.

 

Se manifiestan de diversas maneras y afectan el rendimiento global de los más jóvenes. Estos problemas se traducen en lentitud y desinterés para el aprendizaje, pudiendo aparecer un retardo mental leve. Es todo proceso de aprendizaje el que se ve afectado y no alguna materia en forma específica.

Presenta, además, una alteración en la atención y dificultades de concentración

 

- Trastornos Específicos del Aprendizaje (T.E.A.)

 

Estos trastornos influyen negativamente a la hora de seguir un ritmo escolar normal, en el caso de los niños, sin necesidad de que estos presenten algún tipo de retraso mental ni dificultades sensoriales o motoras graves. Un niño con este problema suele aprender menos de lo esperado para su edad y sus capacidades.

 

 

A. B. Moreno

TRASTORNOS EN EL APRENDIZAJE DEL LENGUAJE

Escrito por psicologiaylenguaje 26-05-2008 en General. Comentarios (0)

Para poder utilizar el lenguaje correctamente, antes debemos aprenderlo. Sin embargo, esta tarea a veces se complica con trastornos en el aprendizaje: un desorden en uno o más de los procesos psicológicos relacionados con la comprensión o uso del lenguaje, hablado o escrito. Otro tipo de factores que pueden dificultar el aprendizaje son la vida social, afectiva y emotiva del individuo, así como las alteraciones en el desarrollo neurológico. En realidad, las dificultades para aprender pueden ser de diferentes tipos, combinarse de diferentes maneras y presentarse en diferentes niveles.

 

A menudo estos trastornos se asocian a trastornos psiquiátricos, como el déficit atencional, los trastornos de la conducta y el trastorno depresivo. También se asocian a trastornos de la personalidad. Por tanto, debemos prestar cierta atención a la coordinación psicomotora en el lenguaje, a la manera en que nuestro estado psicológico puede afectarlo.

 

Los trastornos del aprendizaje no son lo mismo que el trastorno por falta de atención, pero, a menudo, los niños con trastornos de aprendizaje sulen ser desorganizados y pobres en sus planeamientos y conductas.  El desorden del que hablamos puede significar problemas para escuchar, hablar, leer, escribir, razonar, realizar operaciones matemáticas o relacionarse con los demás. Sobre todo, predominan dificultades en organización viso-espacial, organización de secuencias temporales y memoria.

 

Aquellos que tienen dificultades para el aprendizaje se caracterizan por:

-Desarrollo del lenguaje hablado más lento,

-Distracción con facilidad

-Deficiencias para orientarse en el espacio

-Inadecuada percepción del tiempo y el espacio

-Direccionalidad confusa, percepción, memoria y coordinación deficientes. 

Además, lo normal es que encuentren complicado seguir instrucciones e ideas en discusiones o debates. 

 

A. B. Moreno 

TAQUILALIA

Escrito por psicologiaylenguaje 26-05-2008 en General. Comentarios (17)

La taquilalia surge cuando hay una descompensación entre el influjo nervioso y la capacidad de movimiento de la boca. Debido a la rapidez de emisión, el lenguaje se hace incomprensible. Suelen ser los familiares, los únicos capaces de entender el mensaje que emite la persona afectada.

A veces vemos que el niño posee una gran capacidad de visualización, lo que provoca que vea el texto más rápido que los demás niños y le lleve a no poder expresar bien todo lo que ve puesto que sus movimientos linguales son más lentos que su capacidad de visualización.

Se puede confundir con la tartamudez. Pero un niño con taquilalia, a diferencia de un niño que padece tartamudez, se expresa mejor fuera del círculo familiar. Como ya vimos en la entrada sobre la tartamudez, éstos se expresan mejor en el círculo familiar.

La corrección de un niño con taquilalia depende de la gravedad de su defecto. Si el problema está muy arraigado, se corregirá, en primer lugar, llegando hasta la articulación de los fonemas y después a las combinaciones con las vocales (formación de palabras). Hay casos en los que hay que  acompasar con sílabas, aunque estos casos son muy raros.

Si el maestro o la maestra vigila atentamente a los niños, podrá darse cuanta rápidamente del problema y así comenzar a corregirlo cuanto antes. Utilizará medios como la formación de listas con palabras que posean elementos eliminados por el niño a causa de su problema. De este modo se los hará repetir una y otra vez hasta que el problema vaya amainando. Si el defecto es total, va hacer falta la ayuda de familiares también para, entre todos, corregir el problema del pequeño.


Pedro Nogueroles

MUTISMO

Escrito por psicologiaylenguaje 26-05-2008 en General. Comentarios (0)

El mutismo se describe como un desorden psicológico de los niños. Pequeños (y adultos) que son capaces de hablar y comprender el lenguaje perfectamente, en determinadas situaciones no lo pueden hacer cuando se espera de ellos que sí lo hagan. Es como una timidez extrema.

Esta alteración del habla no se considera como un desorden comunicacional, ya que los niños, a pesar de que no hablan, si gesticulan y dejan ver expresiones faciales por las que establecer una comunicación.  Pero en algunos casos, el mutismo es síntoma de un desorden psicótico.

Se caracteriza por:

  • -         Fracaso al hablar en determinadas situaciones sociales (escuela, amigos), pese a que sí se habla en situaciones de confianza (familia).
  • -         Obstaculiza la comunicación social.
  • -         No es considerado como un desorden comunicacional como, por ejemplo, la tartamudez. No ocurre exclusivamente durante periodos esquizofrénicos.

No se han hallado etiologías, pero hay un componente hereditario en este problema. Además afecta más a niñas que a niños.

Los afectados por el mutismo, con frecuencia no sonríen y tienen expresiones vacías.  Se mueven rígidamente y pueden ser sensibles a las multitudes donde hay mucho ruido. También encuentran muy difícil hablar sobre sí mismos o expresar sentimientos. Suelen ser empáticos y con gran poder de concentración.


Pedro Nogueroles

DISARTRIA

Escrito por psicologiaylenguaje 26-05-2008 en General. Comentarios (0)

Las disartrias son fallos en la articulación de palabras, que impiden un buen entendimiento del discurso y que aparecen a una edad en la que se debería de hablar ya correctamente.

Si la causa de los fallos de articulación se encuentra en el sistema nervioso central, las llamaremos “disartrias”, estrictamente; si se encuentra en niveles  periféricos, las llamaremos “dislalias”. Esta es la única diferencia entre disartrias y dislalias ya que tienen las mismas características clínicas.

La mayoría de afectados por disartrias, son torpes en lo referente a coordinación psicomotora general. Esto es de tan importancia que en su reeducación se deberá reorganizar su esquema corporal y también armonizar sus movimientos.

En cuanto a los factores psicológicos, un niño puede persistir en sus errores para así recibir más atención y mimos por parte de sus familiares. Además, las rupturas familiares, inadaptaciones en la familia, celos, fallecimientos familiares… pueden ocasionar el surgimiento de trastornos en la expresión y el lenguaje que puede verse retrasado. También las carencias familiares influyen negativamente en el desarrollo y en la correcta expresión del lenguaje. En ocasiones es oportuno considerar factores hereditarios de tipo predisponente.

Existen diversos tipos de disartrias. Tenemos la disartria evolutiva que es la que se corresponde con la fase evolutiva y en la que el  niño es incapaz de producir sonidos correctamente. Este tipo suele desaparecer, aunque si persiste más allá de los 4 o 5 años lo consideraremos, entonces, un trastorno. Otro tipo es la disartria audiógena, producida porque el niño no escucha bien, por poseer algún problema auditivo. Si un niño que no oye absolutamente nada, no hablará absolutamente nada; un niño que oiga poco, hablará en la medida que pueda. Otro tipo es la disartria por deficiencia mental, donde la persona afectada no es capaz de coordinar bien las palabras a causa de las deficiencias que posee. Por último existen las disartrias de origen orgánico, que deben ser tratadas por un neurólogo porque actúan sobre el sistema nervioso, tanto a nivel central como periférico.


Pedro Nogueroles